Implantarse en Francia: oficina de representación, sucursal o filial

Por:

Una de las formas de implantarse en Francia es a través de un establecimiento en el territorio galo.

Hagamos por tanto un breve resumen de los establecimientos mercantiles sin personalidad jurídica (oficina de representación y sucursal) y de las sociedades de capital (SA, SAS, SARL):

 

1° La oficina de representación:

Esta figura consiste en una extensión de la sociedad matriz en Francia, con el objetivo de prospectar únicamente el mercado francés.

Cabe la posibilidad en este establecimiento de contratar a un empleado que represente a la matriz.

Al no tener autonomía jurídica, las facturas y contratos serán emitidos y firmados desde la matriz.

No está sometida ni al impuesto de sociedades ni al IVA.

Esta es la opción más sencilla y menos costosa, sin embargo, a través de una oficina de representación no se puede llevar a cabo ninguna actividad comercial sino actividades de recogida de información sobre el mercado o actividades con carácter preparatorio para una posible implantación en Francia.

 

2° La sucursal

Se trata de un establecimiento permanente sin personalidad jurídica propia, pero que, a diferencia de la oficina de representación, ejerce actividades comerciales (es decir, puede realizar operaciones de compraventa y facturar).

Los beneficios o pérdidas de la sucursal se incluyen en la declaración de la empresa matriz.

Desde un punto de vista fiscal se aplica el convenio de doble imposición franco español de 1995 y se analiza como una distribución de dividendos entre matriz y filial.

Hay que tener en cuenta de cara al futuro que la eventual transformación de la sucursal en una filial debe seguir un formalismo jurídico y tiene consecuencias fiscales.

 

3° La filial:

La ventaja de la filial respecto de la sucursal, es que en caso de que la actividad francesa fuese deficitaria, si se ha constituido una filial, la quiebra eventual, no afecta, salvo circunstancias particulares, a la sociedad matriz.

Sin embargo, en presencia de una sucursal, la sociedad matriz debe asumir el déficit y las deudas de la sucursal francesa.

La filial es una nueva entidad jurídica, tiene personalidad jurídica propia y distinta de la sociedad matriz. Es una sociedad de derecho francés y la sociedad matriz es uno de sus accionistas, sea cual sea la nacionalidad de sus socios.

Las formas más frecuentes de constituir una filial en Francia son:

  • Sociedad anónima ( SA): es una sociedad basada en la noción de capital y no en la personalidad de los socios. La SA debe tener al menos 2 accionistas (exigencia que ha cambiado desde el 10 de septiembre de 2015, pasando de exigir de 7 a 2 accionistas)  y un capital mínimo de 37 000 euros. La modificación del capital social implica una modificación estatutaria y es obligatoria la designación de un auditor de cuentas.
  • Sociedad por acciones simplificada (SAS): sin exigencia de capital mínimo (puede constituirse con 1 euro) , puede ser unipersonal, cuyo único socio puede ser un grupo o empresa extranjera, y se caracteriza por un gran libertad de organización interna. La SAS requiere el nombramiento de auditores, lo que supone un coste adicional.

 (Ver entrada 8 RAZONES PARA ELEGIR UNA SAS)

  • Sociedad Limitada (SARL): la responsabilidad de los socios se limita a las aportaciones hechas. Tiene de 2 a 50 socios y en cuanto a su capital social, al igual que la SAS no existe mínimo legal. No es necesario el nombramiento de auditores de cuentas.

 

No dude en ponerse en contacto con nuestro despacho para ampliar información sobre cualquiera de estas formas de implantación o para realizar los trámites de constitución.

Comparte este post:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Posts relacionados